Testimonios y Reflexiones 1

La foto que  movilizó a una flota.

La que invalidó nuestro sacrificio.

Foto de la izquierda:          

            El Comando anfibio Cabo Principal Batista (1) acompaña a los soldados de la guarnición inglesa de las islas, inmediatamente después de rendir la plaza ante la imposibilidad de seguir defendiéndola.

            Foto histórica, que muchos pensamos, que había motivado la reacción desmedida de la ministro inglesa por un sentimiento patriótico. (válido por supuesto)

            Después supimos que la flota se movilizó y los hombres murieron, mientras su primer ministro coartaba toda posibilidad de arreglo diplomático, porque los intereses económicos de la ministro en la Falklands Island eran sumamente importantes y se hubieran perdido o disminuido en demasía con otra administración que no fuera la inglesa.

 

Foto de la derecha:

 

             El General Menéndez se rinde incondicionalmente (aunque tacha la palabra) ante el General Jeremy Moore haciendo caso omiso de las directivas del General Galtieri, que solicitaba contraataques en los flancos de las avanzadas inglesas con los cuadros profesionales que quedaban en condición de combatir y exigía que en caso de rendición no firmara nada que no se ajustara a las resolución 502 del Consejo de Seguridad de las Naciones Unidas. Aunque se sospecha por determinados elementos de prueba, que cuando hablo con su comandante en jefe, ya se había rendido.

             Tampoco cumplió con las reglas militares que exigen la destrucción de las armas útiles al enemigo previa rendición.

             Los Británicos tomaron graciosamente en Puerto Argentino, 14 helicópteros, 12 vehículos blindados Panhar, 150 vehículos Volkswagen y Mercedes Benz, entre camiones y jeeps (nuevos), varios sistemas de radar y de láser para detección nocturna, una impresionante cantidad de municiones, granadas, obuses, etc. y una cantidad elevada de elementos sofisticados, entre ellos cohetes SAM 7.  

      Paradójicamente, en la conversación final con Galtieri (cuando suponemos que ya se había rendido) una de las cosas que manifiesta es que las tropas se retiraban del frente por falta de municiones (?)

       Con el agravante de haberse registrado este hecho, sólo en las tropas a su mando, ya que sabemos que las tropas del Quinto Batallón de Infantes de Marina, no entregaron una sola arma sana al enemigo y sólo se rindieron cuando recibieron la orden superior de hacerlo.

     Esto avala la expresión de un alto jefe naval argentino: "El general Menéndez se equivocó de ejército. Debió haber ingresado en el Ejército de Salvación".

      Menéndez, a poco de llegar a las islas le expresó al periodismo:

"No nos van a sacar de las islas", lo que de alguna manera fue cierto: "No lo sacaron, se fue."

Después de la contienda, el Reino Unido aceptó, oficialmente, haber perdido 8 Harrier, 5 cazabombarderos, 11 helicópteros, 2 destructores: (Sheffield y Coventry), 2 fragatas:  (Ardent y Antelope), y el barco de transporte Atlantic Conveyor (Cargado de aviones). Además reconoció serias averías en el Sir Galahad, y el Sir Tristan, (Barcos de tropa) 2 Destructores, 6 fragatas y 2 naves de desembarco que fueron dejadas fuera de combate. (Un desastre)

Se comprende entonces, la frase vertida en el parlamento el 21 de junio de 1982

por Winston Churchil (nieto): "A la Argentina hay que revolcarla en el barro de la humillación."

¡ALERTA ARGENTINOS!, La idea está vigente todavía.

(1) Durante mucho tiempo el militar argentino que dirige a los ingleses figuró por error en esta pagina, como  Buzo Táctico José Luís de la Iglesia. El Buzo Táctico Matías Ferrari, tuvo la deferencia de aclararnos el error y suministrar el nombre correcto que es Comando anfibio Cabo Principal Batista. Nuestro agradecimiento entonces a Ferrari y nuestras disculpas a Iglesias y Batista. Esperamos que el error no invalide nuestro deseo de homenajear a todos nuestros hombres, estén o no insertos en una fotografía del conflicto.