Sepan Los Argentinos

 

Por: Pedro Lapido Estran

 

En el año 1982, los mandos político/militares de la Argentina, iniciaron una guerra. Una guerra que puede haber sido necesaria, innecesaria, casual, digitada, loca;  todas las acepciones pueden tener derecho a la verdad.

Para llegar a esa verdad, es necesario realizar un trabajo que ningún argentino a realizado todavía. Pero hay una verdad que no necesita estudio y es que la Argentina entró en guerra, y no con cualquiera, sino con una de las potencias del mundo.

Hubo argentinos que se interesaron mucho en el conflicto, pese a que el teatro de operaciones de la guerra estaba lejos y hubo otros totalmente desinteresados - como siempre - que siguieron con su estúpida rutina, tal vez también porque la guerra estaba lejos.

Pero "otros argentinos", ¡Pelearon esa guerra! Una guerra que se perdió, pero no, porque no fuera peleada. Una guerra que habiéndose perdido, puede considerarse ganada, dado el altísimo costo que tuvo para la potencia vencedora. Y eso se consiguió con muy pocos medios, pero con gran inventiva y muchísimo coraje. Al punto de asegurar que cualquier argentino bien nacido y mejor informado debe sentirse orgulloso de haberla peleado.

Hoy queremos recordar un suceso de esa guerra y de paso informar a las nuevas generaciones de una verdad, que por ser una verdad debe ser difundida, disipando la niebla metodológica de la historia Argentina.

 

A comienzos de la guerra los poderosos ingleses fijaron una zona de exclusión alrededor de las Islas Malvinas, otorgándose el derecho de atacar cualquier navío que penetrara en ella. Poco tiempo después, los argentinos nos enteramos de que el crucero Gral. Belgrano, buque de nuestra marina, había sido hundido fuera de la zona de exclusión.

Los mandos político/militares de la época por alguna razón, permitieron que el periodismo dejara entrever al pueblo, que el ataque inglés había sido un hecho artero, ya que habían hundido un viejo buque que no representaba peligro alguno y que viajaba afuera de la zona de exclusión y casi ajeno al conflicto. Tal vez pensaron que de esa forma, calmaban el exitismo argentino, porque siguieron manteniendo esa versión, aún después de que su aviación naval hundiera al Sheffield, primer buque inglés perdido.

El resultado fue, que las 323 víctimas del ataque, quedaron como muertes vanas a bordo de un buque inútilque viajaba a esconderse. Nada es mas ajeno a la verdad, pero la idiosincrasia Argentina no ha sabido ni querido aún reivindicar el hecho como corresponde.

 

Arca Blanca tiene el altísimo honor de poder publicar la verdad en este número, contada por el personaje mas validopara hacerlo.

 

Soy el Crucero "A.R.A. GENERAL BELGRANO". Y digo SOY, porque no he dejado de ser, sólo he dejado de navegar. Durante 30 años fui orgullo de la Armada Argentina. Por mis cubiertas transitaron varias generaciones de marinos (más de 10.000).

Mi acta de nacimiento es del 12/03/38 y fui inicialmente bautizado como el USS PHOENIX. Me incorporé entonces a la armada Norteamericana y con esa bandera el 26/12/38 visité Buenos Aires en viaje de amistad, sin imaginar que trece años después llevaría con orgullo en mis mástiles la bandera Argentina hasta morir con ella.

Mi bautismo de combate se inicia el 7/9/41 cuando me retiro de la bahía de Pearl Harbor defendiéndome del ataque aéreo japonés con todas mis baterías, para participar Luego, en acciones contra la flota japonesa en el pacífico, como apoyo a los grandes acorazados hasta el fin de la segunda guerra mundial.

El 11/01/51 el Gobierno Argentino me compra. El 12/04/51 se afirma el pabellón Argentino en mi y soy rebautizado A.R.A. 17 de Octubre. El 16/11/51 zarpo de Norfolk y el 5/12/51 arribo a la Base Naval Puerto Belgrano y me incorporo a la flota de mar Argentina.

El 24/10/52 la Fuerza Aérea Argentina me dona un pabellón de guerra. El 22/9/55 después de unos acontecimientos donde no me gustó participar, cambiaron mi nombre por el de A.R.A General Belgrano. Así, pasaron generaciones de orgullosos marinos Argentinos por mis cubiertas a quienes cobijo y de quienes recibo permanentes muestras de afecto.

El 04/11/68 me modernizan, instalándome un sistema de misiles antiaéreos SEA CAT, sistema de defensa antiaérea con que se inicia la era misilística en nuestra marina y que sumados a mis torres de tiro con cañones convencionales de hasta 152 Mm. y mi tradicional eficacia de tiro, me convierten en un lobo tal vez viejo, pero aún muy peligroso.

En 1982 yo llevaba navegadas para la armada argentina mas de 120.000 millas (220.000 Km.), lo que equivale a 5,5 circunvalaciones a la tierra, tenía 44 años y ostentaba el orgullo de ser el ultimo crucero ligero en actividad en el mundo, manteniendo todavía mis reconocidas capacidades. A la luz de los cambios tecnológicos no había dudas de que yo era un dinosaurio, pero un Tiranosauro Rex sin duda alguna.

Entonces, el pacífico país para el que había servido 30 años, entra en guerra y digo "PRESENTE", Como lo dice toda mi dotación de 1093 hombres, incluidos dos cantineros civiles que se niegan a abandonarme.

El 16/04/82 zarpé de Puerto Belgrano para el Teatro de Operaciones Malvinas e Islas del Atlántico Sur. Me tripulaban: 56 oficiales, 627 suboficiales, cabos y marineros, 408 conscriptos y 2 cantineros civiles. Navegamos hacia el sur en silencio radial absoluto. Cada tanto mis artilleros (60 por cada una de las cinco torres de tiro) probaban mis 15 cañones de 152 mm., los 8 de 127 Mm. de la batería secundaria y las baterías de cañones antiaéreos de 40 y 20mm.

Mi misión consistía en defender la línea de la costa ante eventuales intentos de operaciones de desembarco Ingles. Vigilar los accesos Sur al teatro de operaciones e interceptar unidades enemigas de acuerdo a órdenes. Dirección operativa: Zona de la isla de Los Estados, mientras el resto de la flota se mantendría al norte de Malvinas.

Llegamos a Ushuaia el 22 de abril para mantener la reserva de combustible y recambiar la munición usada en las prácticas. A esa altura de los acontecimientos ya sabíamos que la fuerza Inglesa estaba compuesta de 123 unidades de todo tipo encolumnadas a partir de la isla Ascensión hasta Malvinas y que varios submarinos Ingleses de propulsión nuclear y convencionales llegarían en breve al teatro de operaciones. También sabíamos que nuestras fuerzas navales disponían de solo 33 unidades de las cuales la mayoría se mantendrían al norte mientras algunas (muy pocas) me acompañarían.

Zarpamos de Ushuaia el 24 de Abril a las 8 horas con la información de lo que podría ser nuestro primer objetivo; Una fragata y un buque logístico Ingles acercándose al Atlántico Sur desde el Pacífico. Atravesamos el estrecho de Lemaire y navegamos hacia el este paralelos a la Isla de Los Estados. El 28 se reunieron con nosotros los destructores A.R.A. Piedrabuena y A.R.A. Bouchard y el buque tanque Puerto Rosales. Entre las caletas de la isla estaba el aviso A.R.A Gurruchaga que completaba nuestro grupo de tareas denominado 79.3.

 

Destructor A.R.A. Piedrabuena

El sábado 1º de Mayo fuimos reabastecidos por el Rosales que quedó estacionado en la isla y seguimos rumbo al este acompañados por los

destructores y dejando atrás el cabo San Juan, aquel donde

 existiera el faro que Julio Verne llamó "Del fin del Mundo".

 

Avanzábamos hacia el banco Burwood, un excelente lugar de pesca para los barcos extranjeros; Un lugar de probable enfrentamiento para nosotros ya que debíamos constituir el brazo sur de un ataque en pinza a realizar sobre las fuerzas Británicas estacionadas al este de Malvinas, mientras otros buques Argentinos entre los que se encontraba el portaaviones 25 de Mayo, conformaban el brazo norte de esa pinza.

Lo que no sabíamos era que, resguardado por su sofisticada tecnología para no ser detectado, éramos seguidos por un tiburón de acero. En los puestos de combate a la intemperie, mis hombres aguantaban una sensación térmica de 10º C bajo cero. En la lluviosa noche del sábado, las olas de 8 metros que saltaban sobre las proas complicaban la marcha en zigzag de las tres unidades, sobre todo a los destructores, mas cortos y angostos que yo.

Al comenzar el día 2 se varío el rumbo en dirección a los buques enemigos. Entramos en las 200 millas de exclusión fijada por los Ingleses y bajo la amenaza de los aviones de sus portaaviones. Mucho me hubiera gustado tener la oportunidad de que mis buenos artilleros usaran mis torres de tiro. Pero a las 5,30 el viento rotó y volvimos a tenerlo de proa, el cielo se cubrió de gruesos nubarrones, el barómetro bajó y el mal tiempo se convirtió en temporal y mar de fondo.

  La misión se suspendió. La fuerza aérea no podía operar. Recibimos órdenes de bajar hacia al oeste. El dinosaurio necesitaría repostar si iba a combatir después del temporal. Cuando salimos del radio de acción de los aviones enemigos la tripulación se distendió. Los lapsos para cubrir los puestos habían llegado al "listo" en un minuto después de la alarma.

El submarino de ataque nuclear Conqueror,

de la clase Valiant/Churchill (4.368 T)

enviado al atlántico Sur el 4 de abril de 1982,

 hundió al Belgrano el 2 de mayo.

 En la foto aparece a su regreso a Escocia, al final del conflicto.

El Conqueror fue el primer submarino nuclear de ataque del mundo

 en hundir un barco durante un conflicto armado.

A las 16,01 del día 2 de Mayo los artilleros que tomaron la guardia 33,

probaban los mecanismos de la torre 2 buscando blancos imaginarios

 en el horizonte, cuando una poderosa explosión , seguida del cese inmediato

de energía e iluminación, paralizó a mis hombres.

Y cuando parecía que me elevaba por el aire, una segunda explosión

 se llevó 15 metros de mi proa.

El tiburón de acero que me seguía había dado una dentellada mortal.

Fue mi fin.

 

Lo demás, fue heroísmo, puro heroísmo de los marinos Argentinos. El A.R.A. GENERAL BELGRANO, se hundió a las 17 horas del 2 de Mayo de 1982, con 9000 toneladas de agua helada en su interior a los 60 minutos de haber sido torpedeado por el submarino nuclear HMS. Conqueror. Fue noble con sus marinos hasta el final. Se hundió suavemente, sin afectar a ninguna de las balsas donde estaban sus hombres. Se llevó consigo a los 3000 metros de profundidad del Atlántico Sur a 323 de sus hombres (todos héroes) incluidos los dos cantineros civiles que no lo quisieron abandonar y a nuestra bandera nacional. Nos devolvió a 770 (también héroes) aunque ellos no lo consideren así. Fue abatido en "acción de guerra" aprovechando las ventajas de una moderna tecnología, porque era peligroso para el enemigo y los Argentinos debemos recordar y enseñar a nuestros hijos sobre estos "verdaderos héroes" que descansan en el fondo de "Nuestro Mar" por defender "Nuestra Bandera" en la que fue "Nuestra Guerra", nos guste o no.

         

SEAN ETERNOS LOS LAURELES / QUE SUPIMOS CONSEGUIR   

                               

CORONADOS DE GLORIA VIVAMOS  / O JUREMOS CON GLORIA MORIR.              

  

 Bajas de la dotación por jerarquías

 

 Suboficial Mayor o Principal: 1

 Suboficial Primero:                1

 Suboficial Segundo:               36                         

 Cabo principal:                      45

 Cabo primero:                       28                   

 Cabo segundo:                      77

 Marinero:                              28

 Conscriptos C/62:                 83  

 Conscriptos C/63:                 19  

 Civiles:                                    2

 

 323 Bajas en un total de 375 que fueron las bajas

 

 de la fuerza incluyendo infantería y aviación naval, en un

 

 contexto de 649  bajas patriotas entre todas las fuerzas.

Crucero A.R.A. Gral. Belgrano

Vencido con honor en combate

El  que se resigna a vivir como gusano, 

pierde el derecho de protestar cuando lo pisan. 

                                                                                                   JOSÉ INGENIEROS  

 

 Homenaje del autor al Crucero ARA General Belgrano:    (POESÍA)  (Haga Clic)

 

Bajas totales de la Armada Argentina (ARA)

"Sean eternos los laureles que supimos conseguir, coronados de gloria vivamos o juremos con gloria morir"

Acevedo, Ignacio Alfredo
Aguila, Jorge Nestor
Aguirre, Felix Ernesto
Aguirre, Juan José
Ahumada, Hugo Dardo
Ahumada, Julio Cesar
Alancai, Mario Rolando
Aleman, Humberto Cesar
Alfaro, Miguel Alberto
Almirón, Walter Norberto
Almonacid, Mario
Alvarez ,Cesar Ernesto
Alvarez, Oscar Manuel
Alvarez, Rubén Horacio
Amarilla, Hipólito Jorge Daniel
Amesgaray Alberto Edgardo
Andrada, Manuel Antonio
Andrada, Norberto
Arce, Angel Antonio
Artuso, Felix Oscar
Azar, Domingo Miguel
Baez, Roberto Antonio
Batud, Jorge Carlos
Balmaceda, Argentino Antonio
Barrionuevo Juan Edelmiro
Barrionuevo, Robustiano Armando
Barrios, Ramon
Bedini, Juan Domingo
Behrendt, Edgardo Gustavo
Benitez, Carlos Alberto
Benitez, Juan Rogelio
Benitez, Pantaleon
Bollo, Juan Carlos
Bordón, Antonio Mario
Bordón, Miguel Angel
Bordoy, Roberto Aldo
Boutron, Ruben Isidro
Brizuela, Osvaldo Luis
Brouchoud, Delis Hector
Caballero, Hector Ricardo
Caballero, Roberto Marcelino
Cáceres, Luis Martín
Cácerez, Francisco
Campos, Bernardino lsidoro
Cardozo, José Daniel
Cardozo, Julio Antonio
Casali, Héctor Anibal
Cassano, Julio Ernesto
Castillo, Julio Saturnino
Castillo, Osvaldo Roque
Castro, Nestor Daniel
Castro. Pedro Antonio
Caticha, Rubén Dario
Cavigioli, Hugo Daniel
Cerles, Héctor Abel
Cicotti, Jorge Enrique
Cisneros, Omar Santiago;
Colombo, Oscar Aldo
Condori, Nieve Claudio
Córdoba, Juan Carlos
Córdoba, Néstor David
Coronel, Abel Eugenio
Correa, Héctor Basilio
Corvalán, Néstor Daniel
Cruz, Orlando
Cuello, Julio Cesar
Cueva, Carlos Alberto del Rosario
Chaile, José Francisco
Chaile, Omar Andrés
Dabalo, Juan Carlos
De Chiara Orlando
De Rosa, Rubén Norberto
Del Monte Ernesto Rubén
Díaz, Antonio María
Díaz, Luis Roberto
Díaz, Vicente Antonio
Diez Gomez Héctor Hugo
Dorgambide, Fernando
Dufrechou, Héctor Antonio
Duks, Jorge Carlos
D'Errico. Roberto Tomás
Escobar, Orlando Adrián
Escobar, René Antonio
Escudero, Juan Miguel
Esturel, Daniel Osvaldo
Fabían, Ramón Vicente
Fajardo, Sixto Javier
Falcón, Justo Silverio
Farfan, Raul Aristóbulo
Fattori, Gabriel Gustavo
Faur, José Dante
Fernández, Francisco Velindo
Fernández, Hugo Ramón
Fernández, Luis Roberto
Fernández, Manuel Domingo
Ferreyra, Diego
Ferreyra, Gerardo Ramón
Figueroa, Carlos Ignacio
Fleitas, Matías
Flores, Luis Rolando
Flores, Mario Enrique
Florice, Raúl Omar
Francisquez, Néstor Lujan
Fregote, Osvaldo Luis
Freites, Cesar Julio
Frola, Mario Esteban
Fuentes, Julio Cesar
Funes, Mario Alberto
Gaglianone, Marcelo Claudio
Galarza, José Luis
Galeano, José Mario
Galván, Juan Rolando
Galvarne, Osvaldo Anibal
Galvez, Francisco Alfredo
Gallardo, Ricardo Gabriel
Galliano, Hugo Alberto
Gallo, Felipe Santiago
Gallo, Luis Antonio Ramón
Gaona, José Antonio
García, Antonio Fernando
García, José Luis
García. Omar Luis
Gatica, Hugo Ramón
Gazal, Enrique Omar

Gemma, Carlos Leonardo
Giachino, Pedro Edgardo
Gianotti, Luis Armando
Giaretti, Claudio Marcelo
Giorgi, Humberto Omar
Giuseppetti, Sergio
Godoy, Rubén Oscar
Gómez, Alcides Romualdo
Gómez, Edgardo José
Gómez. José Luis
Gómez, Juan Alberto
Gómez. Juan José
Gómez, Miguel Angel
Gómez Roca, Sergio Raúl
González, Alfredo Alejandro
González, Antonio Raúl
González, Carlos Angel
González, Evaristo
González, Ignacio Eloy
González, Juan Carlos
González, Juan Carlos
González, Mario Luis
González, Miguel Antonio
Gorordo, Raúl Omar
Gorosito Héctor Omar
Gorosito Néstor Cesar
Gorosito, Omar Hilario
Granado, José Carlos
Granic, Claudio
Gregori, Juan Luis Domingo
Grimoldi, Claudio Ariel
Grosso, Claudio Norberto
Guanca, Patricio Alfredo
Guerrero, Marcelino
Guizzo, Norberto Delfin
Gutierrez, Ramón

Heredia, Hugo Alberto
Heredia, José Luis
Horsaczaruk, Pedro Ricardo Segundo
Ibanez, Luis Alberto
Illanes, Orlando Antonio
Inchauspe, Jorge Roberto
Iníguez, Gofredo Omar
Insaurralde, Mario de Jesús
Interlichia, Jorge Alberto
Iselli, Sergio Luis
Jira, Isaac Flavio
Juares, Victor Hugo
Juarez, Angel Ricardo
Jurio, Alfredo
Lacroix, Tulio Esteban
Lagos, Daniel Enrique
Laguna, Teodoro
Lamas, Marcos Antonio
Laporte, Osmar Lorenzo
Laziar, Antonio Hilario
Leguizamo, Raúl Alberto
Lena, Juan Carlos
Lencina, Juan Carlos
Leyes, Roberto
Lezcano, Arcelio Esteban
Lobo, Roberto Segundo
Lobos, Julio Cesar
López, Cristobal Castulo
Loreiro, Rubén Alberto
Lucero, José Esteban
Lugo, Fernando Esteban
Llanos, Hugo Angel León
Maciel, Enrique Alejandro
Maciel, Jorge Alfredo
Maciel, Martín Omar Augusto
Madrid, Omar Alfredo
Magliotti, Sergio Daniel
Mamani, Justo Eustaquio
Mansilla, Oscar Edgardo
Maragliano, Saverio José
Marchisio, Gerardo Marcelo
Márquez, Marcelo Gustavo
Martinez, Osvaldo Francisco
Martino, Alberto
Masin, Felix Tarcisio
Mecca, Adolfo Eduardo
Medina. Carlos Hugo
Medina, Manuel Alberto
Medina, Sergio Rubén
Melian, Anselmo Nicómedes
Mendez, José Alberto
Mendieta, Héctor Eduardo
Mendieta. Jorge Lorenzo
Mendoza, Julio Martin
Meraviglia, Ricardo Omar
Mesler, Oscar José
Meza, Miguel Angel
Meza, Ramón Antonio
Miguel, Daniel Enrique
Miguel, Eduardo Elías
Miranda. Gerardo Nicolás
Miretti. Gustavo Osvaldo
Molina, Ybar Jerónimo
Montegrosso, Oscar Alfredo
Monzón, Eleodoro
Monzón, Julio Cesar
Morando, Néstor Alberto
Moreno, Edgardo Rubén
Moreno, Ramón Aldo
Moreno, Waldo Eduardo
Moretto, Hugo José
Motta, Alfredo Oscar
Moyano, Sergio Daniel
Muller, René Omar
Muñoz, Juan Carlos
Navarro, Ibanor
Nieva, Victor Antonio
Nuñez, Tomas Angel
Nuñez, Victor Raúl
Obregón, Pablo
Ocampo, Julián Héctor
Ojeda, Antonio Javier
Olariaga, Nicolás Roberto
Olavarría, Victor Oscar
Olivieri, Claudio
Ordoñez, Ramón Edmundo

Orellana, José del Carmen 

Orellano, José Alberto
Ortiz, Pablo Armando
Ortiz, Restituto
Oviedo, Augusto Oscar
Pallares, Victor Daniel
Pardou, Jorge Delfino
Paredes, Roque Antonio
Pasinato, Jorge Oscar
Patrone, Aldo Osmar
Paz, Miguel Roberto
Paz, Ricardo Armando
Peña, Juan Efraín
Peralta, Jorge Carlos
Peralta, José Luis
Perdomo, Marcelo Fabián
Pereyra, Enrique Omar
Pereyra, Ramón Gregorio Ovidio
Pereyra, Ramón Osvaldo
Perez, Roberto Eulalio
Piedrabuena, Eduardo José Luis
Pineda, Ricardo Lionel
Pintos, Fabián
Portillo, Rito Florencio
Pramparo, Edgardo Roberto
Puchela, José Ernesto
Quilahueque, Isaias
Quintana. Roque Ramón
Quipildor, Oscar Alberto
Ragni, Héctor Osvaldo
Ramírez, José Luis
Ramírez, Ricardo
Ramírez Ricardo Argentino
Ramos, Eleuterio Hilario
Rava, Juan Francisco
Reartes, Ricardo Alfredo
Reguera, Juan Carlos
Ricarte, Martín Mauricio
Ríos, Hector Rubén
Rivas, Abraham Rafael
Robledo, Sergio Ariel
Rodríguez, José Humberto
Rodríguez, Rubén Orlando
Rojas, Rubén Horacio
Rolla, Héctor Miguel
Rollheiser, Carlos Enrique
Romano, Aroldo Ruben
Romero, Daniel Alberto
Romero, Francisco
Romero José Alberto
Romero, Marcelo Oscar
Romero, Raúl Ricardo
Romero, Teodoro Roberto
Rubio, Reynaldo Omar
Ruiz, Jorge Dennys
Ruiz, Ricardo Horacio
Sajama, Antenor
Salas Castro, Jorge Luis
Sanabria, Saturnino
Sanchez, Juan Simón
Sancho, Roberto Enrique
Sarmiento, Anibal Cesar
Scaglione, Claudio Norberto
Seitun, Gustavo Daniel
Sendros, Jorge Alberto
Sevilla, Gerardo Esteban
Silva, Eduardo Tomas
Siri, Fabián Edgardo
Sistema, Jorge Luis
Soria, Roque Luis
Soriano, Miguel Angel
Sosa, Fabian
Sosa, Miguel Angel Antonio
Sosa, Osvaldo Francisco
Sotelo, Soriano
Sueldo, Atilio Indalecio
Tasiuk, Miguel Angel
Tello, Julio Cesar
Tevez, Guillermo Omar
Tibaldo, René Angel
Toledo, Lorenzo Gabriel
Tonina, Elvio Daniel
Torlaschi, Emilio Carlos
Torres, Jorge Rubén
Torres, Pedro Angel
Torres, Ricardo Alberto
Torres, Rubén Alberto
Tortosa, Claudio Omar
Tulis, José Alberto
Turano, Juan Ramón
Uzqueda, Roberto Antonio
Valdez, Carlos Alberto
Vanega, Carlos Humberto
Vargas García, Héctor Alejandro
Vargas, Omar Osvaldo
Vassallo, Angel Omar
Vazquez, Julio Oscar
Velazquez, Miguel Marcelo
Velez, Jorge Luis
Vendramín, Pedro Antonio
Ventancú, Martín Rey
Vera, Darío Eleodoro
Vera, Omar Elvio
Vergara, Alejandro Antonio
Verón, Armando Rosa
Verón, Juan Alberto
Vila, Carlos Daniel
Vilca Condori, Mario
Villa, José Orlando
Villalba, Oscar Antonino
Villegas, José Agustín
Villordo, Mario Oscar
Vivier, Néstor Edgar
Yacante, Jorge Antonio
Zabala, Mario José
Zalazar, Ramón Elías
Zangani, Juan Carlos
Zapata. Cesar Alberto
Zárate, Sergio Rubén
Zarzoso, Fernando Fabián
Zolórzano, Ramón Agustín
Zubizarreta, Carlos María
Zurbriggen, Elías Luis
Gómez, Alberto Edmundo
Molina, Adolfo Ernesto

 

GLORIA Y HONOR ¡Cumplieron con La Patria!