Teniente Roberto Estévez

¡Jóvenes Argentinos!, estos son algunos de nuestros  "HÉROES" de verdad, no los que inventaron los medios.

 

Ni "los Chicos de la Guerra", ni "Iluminados por el Fuego" "Los Hombres de la Guerra, iluminados por La Gloria"

 

Patriotismo y Coraje:

El teniente Roberto Estévez cayó en Malvinas el 27 de mayo
de 1982, al frente de su sección de 20 conscriptos y enfrentando
un batallón inglés - 2ª de paracaidistas - de 600 hombres.

A su lado y siguiendo su ejemplo, asumiendo responsabilidades de mando

en la primera línea en la lucha por la Patria, cayeron el Cabo Castro

y el soldado Fabricio Carrascul.

 

20 soldados. Hombres de 18 años con mínima instrucción de combate,

deteniendo el avance de una fuerza profesional de "600 hombres"

que los conceptúa  como una "Unidad de Fuerzas Especiales".

"HONREN A ESTOS HOMBRES"

SEAN ETERNOS LOS LAURELES / QUE SUPIMOS CONSEGUIR   

"Despierta camarada, que fresca de rocío

la voz de los clarines te llama a tu deber.

La media luz del alba ya alumbra los caminos:

¡Despierta camarada, llegó el amanecer!"

 

                         Autor:

            DARWIN- GOOSE  GREEN, soporta la presión del enemigo sobre la compañía A, del regimiento 12 de Infantería. Seineldin destaca la ultima reserva de la cual dispone, para tratar de ayudar a recomponer a toda costa, la primera línea. 

          Parte el Teniente ESTÉVEZ con su sección de tiradores especiales. Apenas un abrazo los despide, tratándose de Estévez no hacen falta mas detalles.

         Una rápida arenga de Estévez y la mejor palabra que puede pronunciar un jefe en combate: "SEGUIRME" y esos jóvenes soldados con dos meses de preparación serán interpretados por el enemigo como una  "Unidad de Fuerzas especiales"

        Y la voz de Estévez reglando el fuego de artillería: "Sobre el lugar, deriva 20 grados, alza 400 metros ¡FUEGO!" y la batalla se torna feroz, y se logra bloquear el avance ingles y aliviar en parte la presión.

        Pero el heroísmo tiene su costo, primero un proyectil en una pierna, después en un hombro, pero Estévez sigue. El tercer disparo fue en la cara, y Estévez muere como un héroe y yo lo lloro mientras escribo.

       Y entonces, el cabo CASTRO dirige la artillería, y el enemigo no puede con ellos, hasta que una ráfaga de proyectiles trazantes coloca al cabo Castro en el cuadro de honor de la historia.

     ¿Y ahora, el enemigo avanza? ¡NO! se oye otra voz:

-"Camaradas, me hago cargo del mando de la sección, nadie se mueve de su puesto, economicen la munición, apunten bien a los blancos que aparezcan".

        El Soldado Fabricio CARRASCUL, acompañando el ejemplo heroico de sus jefes que yacen inermes imparte con firmeza su primera orden.

         Y los ingleses se detienen y CARRASCUL grita "Viva La Patria" y en ese momento, un preciso disparo, quizás del mismo tirador que elimino a sus jefes, le quito la vida.

         HÉROES, los oficiales, los sub. oficiales y los soldados.

         Estos son los hombres que se formaron bajo las ordenes del Teniente Coronel Seineldin, quienes mas tarde, sin jefes, agotadas las municiones y transportando sus muertos y

 sus heridos, se retiran hacia sus posiciones iniciales con la profunda convicción de haber cumplido su misión en defensa de la patria.  Y por supuesto no son los únicos.

 

Los caídos del 25 de Infantería de SARMIENTO:

 

Teniente Roberto ESTÉVEZ,

Sargento Sergio GARCÍA,  

Cabo Miguel ÁVILA,

Cabo Mario CASTRO,

Cabo Héctor OVIEDO,

Soldado Horacio GIRAUDO,

Soldado Armando ZABALA,

Soldado Fabricio CARRASCUL

Soldado Ramón CABRERA,

Soldado José ORTEGA,

Soldado José ALLENDE

Soldado Ricardo AUSTIN.

CORONADOS DE GLORIA VIVAMOS  / O JUREMOS CON GLORIA MORIR.              

Convicción Religiosa:

Arriba: 

El Coronel Seineldin entierra el Rosario 

en la cabecera de la pista de aterrizaje,

al lado de la bandera inglesa arriada. 

 

Abajo: Soldados del Regimiento 25 de Infantería

presencian el entierro del Rosario.

 

Estos valientes muchachos, fueron tomados

por el enemigo, como una unidad de

"Fuerzas Especiales"

        El 2 de Abril de 1982, siendo Seineldín Jefe Militar de las Islas Malvinas, (cargo en mi opinión que debió haber continuado),  habiendo puesto a las islas bajo la protección de la VIRGEN DEL ROSARIO, el Teniente Coronel, procede a enterrar el Santo Rosario en la cabecera de la pista del aeropuerto de Puerto Argentino, delante de todos sus hombres.

       Esa ceremonia, realizada con profunda fe católica, mas todos los avatares posteriores para proteger y luego devolver la imagen de la Virgen de FÁTIMA, enviada a Malvinas por la hermana Pilar BAÑARES, nos muestran a un soldado, profundamente creyente.

       Mas adelante, no siendo ya  el Jefe Militar de las islas, sino el  responsable de la operatividad del aeropuerto y de algunas otras acciones, sus soldados se preguntaban hasta donde no se estaba dando un milagro, ya que habiendo sido bombardeada la pista reiteradamente por bombarderos Vulcan y atacada en forma permanente por los aviones Harrier, esta consiguió mantenerse operativa hasta el final de la batalla.

       Habiendo caído en sus alrededores más de 130 toneladas de bombas de todo tipo. La posición "Virgen de las Victorias", ocupada por el Regimiento 25 de Infantería, una sección de la Fuerza Aérea y una de la Marina, no solo mantiene operativa la pista, sino que, ante la lluvia de bombas, solo acusa 3 muertos y 15 heridos durante casi 45 días de ataques.

Capacidad Profesional:

          La batalla por Puerto Argentino, había terminado. El Teniente Coronel inglés DAVID, encargado de la evacuación del personal argentino se acerca al  Teniente Coronel Seineldín a ofrecerle su vehículo para trasladarlo hasta  el campo de prisioneros, en razón de no verlo bien de salud, después de varios días de hemorragias.

         Seineldín, rechaza la invitación, pero a su vez lo invita a compartir una ración de combate, en respuesta a su atención.

"Good afternoon sir. Thank you for your invitation".

         Entra DAVID en la estrecha trinchera del puesto de comando, donde como era costumbre resonaba el grabador con marchas militares argentinas. 

         La conversación se desarrolla en forma amena, hasta que de pronto Seineldin realiza una pregunta:-"¿Por qué, en vez de atacar la Posición de Puerto Argentino por delante, lo hicieron por la parte de atrás?"

-"Nosotros, por doctrina militar, respetamos a las Unidades de Fuerzas Especiales, en razón de que nos provocan muchas bajas. En DARWIN-GOOSE GREEN, su compañia "C" nos produjo muchas bajas, entre ellos un jefe de batallón.

        Seineldin, tal vez esbozo una sonrisa de orgullo dentro de su dolor, cuando contestó: 

-"Para su conocimiento DAVID, ustedes se enfrentaron en ese lugar  con conscriptos de sólo dieciocho años, con dos meses de instrucción y apenas un curso acelerado de operaciones especiales, pero eso sí, con un gran espíritu de combate".

-"Really, Ican' tbeleave". Contesto consternado el Ingles, mirando a su ayudante.

           Mas tarde, DAVID se aleja en su vehículo dos veces rechazado, y Seineldin comienza a caminar seguido por sus hombres hacia el primer Puesto de Control y Requisa inglés. Acompañado seguramente por el espíritu de sus hombres caídos, todos ellos héroes y repitiéndose en voz baja: ¿Por qué yo no? si siempre estuve al frente.

En la foto:  

Miembros de la sección del Subteniente Gómez Centurión (Arriba, segundo de la derecha)

 Fallecieron en combate; el sargento García (arriba, primero de la izquierda) y los cabos

 Ávila (Abajo, primero de la izquierda)

 y Oviedo (Abajo, primero de la derecha)

 Conclusiones del autor:      Debemos hablar de Malvinas. 

            Una guerra conducida por tres fuerzas armadas que se manejaban con distintas doctrinas. Un estado Mayor conjunto sin facultades para conducir las operaciones. Y un grupo de hombres ofrendando sus vidas a una abstracción llamada Patria, compuesta por individuos egoístas que no vacilaron en dar la espalda y olvidar, a quienes debieron abrazar y aplaudir.

        Por supuesto llevados de la mano por gobernantes y comunicadores. Y se dio, lo de siempre: Los valientes y patriotas, son los malos, y los cobardes y traidores, son los buenos, en una película dirigida a veces por militares y otras veces por civiles, claramente obsecuentes a poderes foráneos. Observados por un pueblo banal a quien se le hizo reconocer como héroes a algunos jugadores de fútbol, cuando no habían sabido reconocer como tal, a los hombres que dieron la vida por ellos.

       Estamos como estamos, porque somos como somos, y solo cambiaremos cuando aprendamos a colocar a cada salchicha en su lata, por mas que nos de trabajo. EN ESO ESTAMOS.